sábado, 15 de diciembre de 2012

Monstruos

Las casas iban desapareciendo, una a una, desde la colina hasta la zona más baja de ella. Farolas, árboles, carreteras, desaparecían con ellas. Iván miraba desde la ventana esperando el turno de la suya. Poco a poco, se perdía el rasto de las personas. Y así, cada mañana, la niebla se comía la ciudad.



 

sábado, 1 de diciembre de 2012

Excesive


Valentía. Vivir la vida bajo riesgos, andar sin rumbo tambaleándose, por calles cada día más oscuras. Buscar sueños en la basura, sumergirse en la tragedia partiendo del humor. Emociones fuertes sin cuerda. Triunfar. Implacable. Apostar al póker la vida entera.

jueves, 29 de noviembre de 2012

El esfuerzo

Los editores reclamaban al poeta una obra revolucionaria para finales de febrero.
"Es que el poema no quiere escribirse" se excusaba el poeta cada día a los medios de comunicación. El poeta sin poema.
Fue editado y traducido a 16 idiomas su magnífico folio en blanco. ¡Qué gran artista!

jueves, 15 de noviembre de 2012

jueves, 8 de noviembre de 2012

Literatura barata y filosofía de mercadillo

Lo que son las maravillas.
Hay gente con muy poca clase, pero tú te salvas. Por mucho que te condenen tus actos, siempre te absolverán tus ojos. Llegaste tú y me ayudaste a creer de nuevo en mí.
Lo mejor acerca de este dolor es que me doy cuenta de que no estoy muerta, lo que es una gran noticia, con respecto a muchas de mi vida.



Ese viejo violín sobre tu cómoda que cogías cada vez que querías enamorarme más, cada vez que estabas triste, cada vez que estaba triste. Ese violín que tocabas con tanta maestría, delicadeza y templanza. Ese violín.






Aquellas flores que no pudrían nunca, o que cambiabas cuando me iba. Esa frase tuya de "los mejores hombres usan flores, no mentiras", con la pose de "El pensador" que me hacía reir. Los olores de cada tarde. Aquellas flores.

Los benditos desayunos con tus "invita la casa" seguidos de un beso y de un "el que acabe primero elige película". Claro que ganabas tú. Menos mal que tienes buen gusto para el cine. Los benditos desayunos.







Tu mini-biblioteca con mil historias, aunque "ninguna se compara a la nuestra". Las discusiones sobre libros. Claro que ganaba yo. Las lecturas en voz alta mientras la habitación se convertía en el paisaje donde se desenvolvía la historia. Vaya. Tu mini-biblioteca.







Tus besos, sobretodo tus besos.