viernes, 11 de septiembre de 2015

Confieso III

Sé mucho acerca de lo que me gusta y lo que no, pero por favor no me preguntes nunca quien soy.

martes, 8 de septiembre de 2015

La ilusión

¡Por fin había salido de casa! Estaba esperando a las cinco en punto y dos minutos, hora que su madre siempre calificó como la mejor para salir a la calle, porque el sol ya no pegaba tanto como a las cinco menos dos minutos. ¡Já! ¡Que se iba a atrever el sol a pegarle! Todo este tiempo se había puesto muy fuerte, a ver quién era el listo que se metía con él ahora.
La impaciencia se apoderó de él y pulsó el botón del ascensor para acabar bajando por la escalera, saltando los escalones de dos en dos, a veces sin llegar ni a posarse sobre uno antes de lanzarse hacia el siguiente. En la puerta del edificio tenía sus dos vehículos más preciados, que le había llevado a tantos sitios. Hoy iba a ser un día diferente, no sabía si coger la bici o el patinete, aunque si quería que fuera un día realmente diferente era mejor escoger lo segundo, porque la bici ya se la habían visto los vecinos muchas veces, mejor hoy el patinete, sí.
 Dobló la esquina mucho más de lo doblada que ya estaba, y corrió hacia el puesto de helados haciendo un repaso de los sabores que ya había probado. Al acercarse al vendedor estuvo tentado a decirle "uno de fresa, por favor" pero hoy había que arriesgarse, así que pidió el sabor de plátano. Fue el peor helado que había probado en toda su vida y lo tiró a la papelera para que nadie nunca jamás tuviera que olerlo ni verlo, con ese amarillo que parecía que te decía "si me pruebas, te arrepentirás". Llegó al parque derrapando con las pequeñas ruedas de su vehículo y fue la envidia del resto de los niños. La verdad es que tenía suerte de tener un monopatín tan dinámico y atractivo. Qué buena elección. La bici era para los días corrientes, pero no para hoy, un día diferente. Saltó la valla de madera que separaban el mundo real de la moqueta verde del parque haciendo gala de unos movimientos acrobáticos. Hizo un repaso del parque en trescientos sesenta grados para asegurarse de que todo seguía en su sitio y acabó fijando la vista en su objetivo. ¡Menos mal que el columpio estaba libre!,  a nadie le gustaría celebrar su cuarenta cumpleaños en el tobogán. Se sentó en él y con una sonrisa empezó a columpiarse. Al fin y al cabo madurar es mecerse a uno mismo en el columpio.

Confieso II

Me gusta el teatro, sobretodo la comedia
me gusta la gente excéntrica
... la gente impulsiva
... la gente creativa
... la gente valiente
... la gente clara
... la gente extravagante
... la gente polémica
... la gente divertida
me gusta el mar,
... blasfemar
... marearme
... animarte
me gusta el Marqués de Sade,
me gusta cuando el mago corta a la chica por la mitad,
me gusta cuando aparece dinero en mi bolsillo por arte de magia,
me gusta hacer trampas jugando a las cartas,
me gustan las tormentas,
... los truenos
... los relámpagos
... los rayos de sol
me gusta la melanina,
me gustan las caricias,
me gusta el porno gay,
me gusta la salsa rosa,
me gusta Santiago de Compostela
... y todo el resto de ciudades
me gusta el campo,
me gusta mover montañas,
me gustan los peluches, 
me gustan los tatuajes,
me gustan los moratones,
me gustan las sirenas,
me gustan los faunos,
me gustan las historias de sirenas y faunos,
me gustan la expresión "consejos vendo que para mí no tengo",
me gustan las manos
me gusta preguntarme qué hay más allá del más allá,
me gusta Bukowski,
... "y vivir tan bien mi vida
... que la muerte
... tiemble
... al recibirme",
me gusta el atardecer
... más que el amanecer
me gusta el amanecer
... menos que el atardecer
me gustan los piratas


y mucho más



domingo, 6 de septiembre de 2015

Confieso

No me gusta la poesía,
no me gusta la gente seria, que no sonría
... la gente triste
... la gente con prejuicios
... la gente sin sentido del humor
... la gente antipática
... la gente reservada
... la gente hipócrita
... la gente victimista
... la gente autoritaria
... la gente pesimista
... la gente manipuladora
... la gente interesada
... la gente que intenta quedar bien
... la gente mentirosa
... la gente pedante
aunque escriba con muchas de ellas como personajes,
no me gustan las mentiras,
no me gusta el flamenco,
no me gusta el aburrimiento,
no me gustan las banderas,
no me gusta el ruido,
no me gustan los clichés,
no me gustan vacíos,
no me gusta el té,
no me gusta comer sin sal,
no me gustan los garbanzos,
no me gusta la gaseosa,
no me gusta el vino,
... ni la misa
no me gusta estar sola,
no me gustan las multitudes,
no me gusta echar raíces,
no me gusta perder,
no me gusta el parchís,
¡Achís!
Salud
No me gustan los médicos,
no me gustan los cotilleos,
no me gusta el amor romántico,
no me gusta el odio,
... el rencor
... los celos
no me gusta el tiempo,
... ni perderlo
no me gustan las películas de miedo,
no me gustan los pies,
no me gusta la gente que me da la espalda,
no me gusta correr,
no me gusta el abandono,
... ni abandonar
... ni que abandonen
... ni que me abandonen
no me gusta Lorca,
no me gusta 50 sombras de Grey,
no me gusta la luz blanca,
no me gustan las linternas

y poco más

On the road

A grandes rasgos: "the mountains are calling, and I must go".